Breve historia de los imanes (II)

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el origen de los imanes? Pues hoy en Bezabala terminamos de contarte su historia.

Historia moderna

En 1600, el científico inglés William Gilbert confirmó observaciones anteriores sobre los polos magnéticos y concluyó que la Tierra era un imán. En 1820, el científico holandés Hans Christian Oersted descubrió la relación entre la electricidad y el magnetismo, y el físico francés André Ampere amplió este descubrimiento en 1821.

A principios de la década de 1900, los científicos comenzaron a estudiar materiales magnéticos distintos de los basados ​​en hierro y acero. En la década de 1930, los investigadores habían producido los primeros imanes permanentes de aleación de Alnico de gran alcance.

En 1966 se desarrollaron los primeros imanes de tierras raras a partir de samario-cobalto que producían un producto de alta energía de 18 MGOe. De esta forma, en 1972 se realizaron más desarrollos utilizando samario-cobalto para producir un producto magnético de mayor energía de 30 MGOe.

En 1983, General Motors, Sumitomo Special Metals y la Academia China de Ciencias desarrollaron un producto de alta energía de 35 MGOe a partir de un compuesto de neodimio-hierro-boro denominado imanes neo o imanes de tierras raras.

El enorme interés que han generado estos imanes surge porque, por primera vez, se ha introducido un nuevo material magnético que no solo es más resistente que la generación anterior, sino más eficiente. Los imanes Neo son el tipo de imán permanente más fuerte del mundo.

Hoy en día, los imanes juegan un papel en casi todos los dispositivos tecnológicamente avanzados que utilizamos, incluidas computadoras, automóviles, clasificadores y separadores industriales, generadores de energía, parlantes, teléfonos móviles, etc.

Leer más

Breve historia de los imanes (I)

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el origen de los imanes? Pues hoy en Bezabala te lo contamos todo.

Historia del imán

El relato más popular del descubrimiento de los imanes es la leyenda de un pastor llamado Magnes que vivía en Magnesia cerca del monte Ida en Grecia. El monte Ida se conocía como la «Montaña de la Diosa». Hace aproximadamente 2.600 años (600 a. C.), mientras pastoreaba ovejas en la montaña, Magnes descubrió que los clavos y la hebilla de sus sandalias y la punta de su bastón se sentían atraídos por la roca sobre la que estaba parado. De esta forma, cavó en la Tierra para encontrar piedras imán. Las piedras imán contienen magnetita, un material magnético natural Fe 3 O 4 .

La palabra imán se deriva del nombre griego magnetis lithos, la piedra de Magnesia, en referencia a la región de la costa del mar Egeo en la actual Turquía donde se encontraron estas piedras magnéticas.

El origen de esta palabra, de acuerdo a la mayoría de las fuentes, se remonta a una la leyenda de minerales encontrados que tenían la particularidad de que atraían al hierro, minerales que eran provenientes de las cercanías de la ciudad de Magnesia, en Asia Menor.

Historia de la Edad Media

Los chinos proporcionan el primer uso documentado de piedras imán suspendidas utilizadas como brújula. En 1088, Shen Kuo describió la brújula de aguja magnética, que podría usarse para la navegación en sus Ensayos de Dream Pool. El primer uso registrado fue documentado por Zheng He de la provincia de Yunnan. Entre los años 1405 y 1433, Zheng He registró sus viajes a través de siete océanos.

Aproximadamente en 1180, el inglés Alexander Neckam registró la comprensión europea más temprana del imán como guía para los marineros, la primera brújula. El término piedra imán proviene del anglosajón que significa «piedra guía», o literalmente, «piedra que guía». La palabra islandesa es leider-stein y se utilizó en los escritos de ese período en referencia a la navegación de barcos.

Leer más

Tipos de cabos

En el mercado náutico se ofrece una gran variedad de cabos para embarcaciones para diferentes usos. Por ello, hoy desde Bezabala vamos a hablaros de los tipos de cabos que existen en el mercado. Una selección que se divide en dos grupos: los que están hechos con fibras o materiales naturales y los que se crean con materiales sintéticos.

Naturales

  • Henequén: Tiene una buena fuerza de tensión y una gran resistencia a la abrasión y a agentes atmosféricos.
  • Manila: Está tratada con aceite, por ello es una soga que se suele utilizar en las petroleras. Puede soportar el triple de tiempo de exposición en la intemperie que la soga sin tratamiento. Además, también por su llamativa estética se utiliza como elemento decorativo.
  • Algodón: Soga trenzada de doce cordeles. Es muy compacta  y  flexible a la vez. Sus usos son múltiples: desde usos náuticos a multiusos como para decoración, atado de cargas, deportes, etc.
  • Sisal: Es la fibra natural con más calidad del mercado. Es muy resistente y se comporta bien contra los agentes meteorológicos.

Artificiales

Los cabos artificiales siempre son la mejor opción. Aunque sean un poco más caros, no absorben suciedad, no se pudren y tienen un punto de fusión muy alto.

  • Poliéster: no flota, tiene muy poca elasticidad, es resistente al sal, resistente a los ultravioleta y tiene buena resistencia al roce y la rotura. Es un cabo muy polivalente y por ello se puede usar para los amarres, las drizas o las escotas.
  • Poliéster trenzado: tiene resistencia, suavidad al tacto, bajo alargamiento y flexibilidad. Se usa para escotas, matafiones o drizas de banderas.
Leer más

Reciclado del acero (II)

Tal como vimos la semana pasada, el acero es 100% reciclable. Es decir, tras el proceso de reciclado se obtiene el mismo material con la misma calidad, una y otra vez.

Pero, ¿quieres saber más sobre este tema? Pues toma nota de todo lo que te contamos hoy en el blog de Bezabala.

Un material 100% reciclado

En realidad, si se sigue produciendo acero es porque no hay suficiente chatarra de este metal disponible para satisfacer la demanda de nuevos productos que lo contienen, ya que muchos están concebidos para durar años (coches, embalajes), o décadas o incluso siglos (edificios, infraestructuras…) así que por razones obvias no se puede contar con ellos para obtener acero para otros productos.

Sin embargo, no todos los aceros presentan la misma facilidad para su reciclado. 

Los aceros al carbono y otras aleaciones con propiedades magnéticas son los más reciclables, mientras que los aceros inoxidables pueden serlo o no. Debemos recordar que en su composición podemos encontrar elementos diversos, como el níquel, el cromo, el carbono o el molibdeno, entre otros. 

Los aceros inoxidables austeníticos, por ejemplo, no son magnéticos por su contenido en níquel, y esto dificulta su reutilización. Estos incluyen grados muy utilizados en construcción de como el 304 y el 316. Sin embargo, al estar concebidos para durar, no suponen un peligro para la puesta en práctica de una economía circular.

Los aceros inoxidables ferríticos y martensíticos sí tienen buenas propiedades magnéticas, por su bajo contenido en cromo y níquel, y su uso en aplicaciones con una durabilidad media, como fregaderos, tambores de lavadora e interiores de lavavajillas, cubiertos, exteriores de neveras, tubos de escape de automóviles y otros mecanizados que se usan de forma repetitiva, hace que puedan ser reciclados continuamente sin dañar ni degradar sus propiedades.

Leer más

Reciclado del acero (I)

El acero está en todas partes, desde grandes edificios o plataformas petroleras hasta pequeños utensilios de cocina. Es el material que ha impulsado el desarrollo de la humanidad desde la Revolución Industrial, al ser protagonista en la producción de maquinaria, en automóviles, en la construcción… y todavía hoy abandera las industrias punteras y la innovación. Y esa elevada demanda es la que fundamenta la necesidad de reciclado del acero, ya que si toda proviniera de la extracción el impacto medioambiental sería muy elevado.

¿Quieres saber más sobre este tema? Pues hoy en Bezabala te lo contamos todo.

El acero: uno de los metales más reciclados

El acero es 100% reciclable, es decir, que tras el proceso de reciclado se obtiene el mismo material con la misma calidad, una y otra vez. De esta forma, una viga de acero puede reciclarse para fabricar exactamente la misma viga, o la carrocería de un automóvil, o la baranda de una acera. Esto hace que los productos fabricados mayoritariamente con acero sean tan duraderos además de tan reutilizables.

Al ser la mayor parte de aceros magnéticos, por su composición (hierro, níquel…) y su estructura molecular, estos metales son muy fáciles de reciclar. 

Debemos tener presente que en el proceso del reciclaje se usan imanes para separar los materiales, por lo que cuanto mayor sea el magnetismo inherente de un metal, más cantidad y más veces se puede reciclar y mayor es la conservación de sus propiedades. De hecho, un producto de acero nuevo, sea una lata, un tenedor, la estructura del asiento de un coche o un puente, contiene más de un 35% de acero reciclado.

Leer más

Características del hierro, cualidades, origen y para qué se usa (II)

Tal y como vimos la semana pasada el hierro es un metal de transición que representa un 5% de la corteza terrestre. Un material cuyo origen del hierro se remonta a la edad del Hierro, la última sociedad prehistórica que comenzó en el año 1.500 a.C y finalizó en el año 550 a.C, aunque no se dio al mismo tiempo en todas las regiones del mundo. 

Pero, ¿quieres saber más sobre este material? Pues hoy en el blog de Bezabala te lo contamos todo.

Características y usos

El hierro es un metal magnético y fácilmente maleable. Se trata de un elemento químico, de manera que sus moléculas se componen únicamente de un tipo de átomo. 

Una de sus características más destacadas es que es aleotrópico,es decir, tiene la capacidad para cambiar de estructura molecular en función de la temperatura a la que se encuentre. Si la temperatura es normal, la estructura tiene forma de cubo y un átomo en la parte central. Mientras, si aumenta la temperatura, los átomos se desplazan hasta los vértices del cubo.

Estas son las características que definen el hierro:

  • Maleabilidad: se puede deformar el metal sin romperlo.
  • Conductividad: tiene una alta conductividad térmica, aunque la conductividad eléctrica es muy baja.
  • Dureza: tiene una dureza muy elevada, de forma que tiene una gran resistencia a ser rayado por otro metal.
  • Densidad: un volumen de hierro muy pequeño tiene un gran peso.
  • Magnetismo: si por algo es bien conocido este metal es por su gran magnetismo.
  • Oxidación: y, por último, el hierro se corroe si está expuesto a una gran humedad ambiental, a temperaturas muy elevadas y a altos niveles de oxígeno atmosférico.
Leer más

Características del hierro, cualidades, origen y para qué se usa (I)

El hierro es un metal de transición que representa un 5% de la corteza terrestre. Entre los metales, únicamente el aluminio es más abundante. El núcleo del planeta Tierra está compuesto en su mayor parte por níquel en forma metálica y hierro, de manera que al moverse genera un campo magnético. En el campo de la cosmología es uno de los metales más preciados que existen ya que es el metal más pesado que se puede producir por la fusión en el núcleo de las estrellas.

Pero, ¿quieres saber más sobre este material? Pues hoy en el blog de Bezabala te lo contamos todo.

Origen del hierro

El origen del hierro se remonta a la edad del Hierro, la última sociedad prehistórica que comenzó en el año 1.500 a.C y finalizó en el año 550 a.C, aunque no se dio al mismo tiempo en todas las regiones del mundo. 

Se popularizó el uso de este metal para la fabricación de herramientas, armaduras y armas, aunque su difusión fue mucho más lenta que la del bronce porque necesita mayor temperatura para la fundición.

El por qué el hierro se convirtió en un material tan importante en las sociedades prehistóricas se explica por dos motivos: permitió la fabricación de armamentos mucho más resistentes y gracias a la elaboración de nuevas herramientas se hicieron grandes avances en la agricultura.

Leer más

¿Cuáles son las causas de la corrosión en los materiales metálicos? (II)

La semana pasada vimos que el deterioro que provoca la corrosión en los metales tiene un importante coste tanto en edificios como en embarcaciones, puentes o automóviles. 

Pero, ¿cuáles son las principales causas de la corrosión en el metal? Pues hoy en Bezabala te lo contamos todo.

Principales causas de corrosión en el metal

El contacto del material metálico con el oxígeno y con la humedad produce un fenómeno electroquímico complejo. La presencia de agua en el ambiente provoca corrosión, mientras que la reacción de los metales con el aire es la causa de la oxidación. 

En los materiales metálicos la corrosión más común es la que se genera por una reacción química por la que se transfieren electrones de un material a otro. De esta forma podemos decir que la oxidación es el ataque del oxígeno (en forma de aire o agua) y la corrosión es el deterioro que provoca.

Sin embargo, además de la humedad, hay otros agentes corrosivos: es el caso de las altas temperaturas, de la salinidad ambiental propia de la cercanía al mar y de la contaminación industrial con dióxido de azufre concentrado.

Según el tipo de metal y las condiciones ambientales, variará la forma y velocidad en la que se presenta la corrosión. Casi todos los metales pueden sufrirla, si bien la de los férricos es la más conocida al ser la más frecuente y rápida en producirse.

Por su parte, los metales preciosos, al tener muy poca reactividad, es difícil que se corroan, si bien su escasez y alto precio no los convierten en un material muy empleado en la industria. автомобиль в кредит без первоначального взноса

Leer más

¿Cuáles son las causas de la corrosión en los materiales metálicos? (I)

El deterioro que provoca la corrosión en los metales tiene un importante coste tanto en edificios como en embarcaciones, puentes o automóviles. De esta manera, en ocasiones, los daños son irreparables, implicando la sustitución de piezas o maquinarias completas como única alternativa. 

Además, cuando una máquina ve comprometida su actividad por la acción de la corrosión o del óxido, al coste de la reparación hay que añadir la pérdida de productividad.

¿Quieres saber cuáles son las causas de la corrosión en los materiales metálicos? Pues saca la libreta y toma nota, porque hoy en el blog de Bezabala te lo contamos todo.

Hechos que tener en cuenta 

En la industria, los desperfectos pueden suponer simples daños estéticos, que acaban desembocando en fallos precoces y en la reducción de la vida útil de la maquinaria. 

Por ello, hay que tener en cuenta que la corrosión es capaz de consumir poco a poco piezas de gran tamaño, debilitando con el tiempo la máquina, hasta producir fallos mecánicos. 

De esta forma, en algunos casos pueden ser también un problema añadido de seguridad para las personas que las manejan, además de suponer una posible contaminación de los productos que se elaboren con la maquinaria dañada y del ambiente. 

Por esta razón es vital el correcto mantenimiento de la maquinaria industrial, para prevenir los daños a futuro, y su sustitución en cuanto sea necesario. El uso del latón, un metal con una gran resistencia a la corrosión, permite evitar este tipo de problemas. Así, es muy empleado en válvulas, engranajes, hélices y otras piezas de barcos en lo que es conocido como latón naval. банки каталог

Leer más

Consejos para el uso y mantenimiento de los grilletes (I)

Hace unas semanas os contamos que seleccionar el grillete correcto para el tipo de eslinga que posees es fundamental. Además de facilitar el izaje, mejora la seguridad general. 

Por ello, hoy en el blog de Bezabala os damos algunos consejos para el uso y mantenimiento de los mismos. 

¿Estás preparado? Pues coge papel y bolígrafo.

Consejos para el uso de los grilletes

Los grilletes deben ser inspeccionados antes de usarlos para asegurarse que: 

  • Todos las marcas sean legibles. 
  • El cuerpo y el pasador sean del mismo tipo y de la misma marca. 
  • El cuerpo y el pasador sean del tamaño correcto. 
  • Nunca se use un grillete de seguridad sin su pasador de retención . 
  • El pasador, la tuerca, el pasador y los demás sistemas de bloqueo no vibren fuera de su posición. 
  • El cuerpo y el pasador no tengan fisuras o desperfectos. 
  • El cuerpo y el pasador no estén torcidos o desgastados. 
  • Ni en el cuerpo ni en el pasador haya mellas, hendiduras, grietas o corrosión. 
  • No sean tratados térmicamente ya que esto puede afectar a su carga máxima de trabajo. 
  • Nunca se modifique, repare o reforme un grillete mecanizando, soldando, calentando o doblándolo.
Leer más