Consejos para el uso y mantenimiento de los grilletes (I)

Hace unas semanas os contamos que seleccionar el grillete correcto para el tipo de eslinga que posees es fundamental. Además de facilitar el izaje, mejora la seguridad general. 

Por ello, hoy en el blog de Bezabala os damos algunos consejos para el uso y mantenimiento de los mismos. 

¿Estás preparado? Pues coge papel y bolígrafo.

Consejos para el uso de los grilletes

Los grilletes deben ser inspeccionados antes de usarlos para asegurarse que: 

  • Todos las marcas sean legibles. 
  • El cuerpo y el pasador sean del mismo tipo y de la misma marca. 
  • El cuerpo y el pasador sean del tamaño correcto. 
  • Nunca se use un grillete de seguridad sin su pasador de retención . 
  • El pasador, la tuerca, el pasador y los demás sistemas de bloqueo no vibren fuera de su posición. 
  • El cuerpo y el pasador no tengan fisuras o desperfectos. 
  • El cuerpo y el pasador no estén torcidos o desgastados. 
  • Ni en el cuerpo ni en el pasador haya mellas, hendiduras, grietas o corrosión. 
  • No sean tratados térmicamente ya que esto puede afectar a su carga máxima de trabajo. 
  • Nunca se modifique, repare o reforme un grillete mecanizando, soldando, calentando o doblándolo.
Leer más

Cómo evitar la oscilación en una caída (II)

Tal y como vimos la semana pasada, la oscilación ocurre al utilizar un sistema personal de detención de caídas, como un arnés de seguridad, que no está anclado directamente sobre la cabeza. Si ocurre una caída, oscilarías como un péndulo, hacia atrás hasta el punto de sujeción. 

Por ello, hoy desde Bezabala os damos algunos consejos para evitar la oscilación.

¿Cómo evitar la oscilación?

La única forma de evitar la oscilación es permanecer a cierta distancia del punto de sujeción. Cuando la cuerda está por encima de la cabeza puede evitar la oscilación al permanecer dentro de 30° del punto de sujeción. Mientras más lejos te encuentres de ese punto, más oscilarás y más duro te golpearás contra la estructura.

Lamentablemente, no existen recomendaciones generales sobre cómo mantenerse dentro de los 30° de zona segura. En algunos casos, la tecnología disponible puede ser de ayuda. Por ejemplo, cuando el punto de sujeción es una viga en I en paralelo al extremo, podrías utilizar una abrazadera que ruede a lo largo de la viga a medida que te mueves. Sin embargo, este es un escenario muy específico. 

Las líneas de vida funcionan con el mismo propósito, pero cuando la sujeción es estática necesitas otra opción. Con frecuencia, el punto de sujeción tiene que cambiar de ubicación, por lo que marcar la zona segura (en especial en construcción) puede ser poco práctico.

Para reducir el peligro es muy importante que todos los trabajadores realicen un curso específico para discutir los peligros de los trabajos en altura. La oscilación solo puede ser evitada cuando el trabajador sabe de qué se trata.

Leer más

Cómo evitar la oscilación en una caída (I)

Las caídas oscilantes no son tan divertidas como pueden sonar en un principio. De hecho, pueden ser muy peligrosas. Lamentablemente, muchas personas al trabajar en altura comenten errores graves y olvidan tomar en cuenta esta consideración. 

Por ello, hoy en Bezabala te explicamos cómo evitarlas.

¿Qué es la oscilación?

La oscilación ocurre al utilizar un sistema personal de detención de caídas, como un arnés de seguridad, que no está anclado directamente sobre la cabeza. Si ocurre una caída, oscilarías como un péndulo, hacia atrás hasta el punto de sujeción. De esta forma, en el proceso puedes golpearte con mucha fuerza contra la estructura en la que estás trabajando o con otra cercana.

Este es un problema muy real. La mayoría de personas se colocan el arnés y la cuerda, pero les prestan poca atención. Los trabajadores se desplazan tan lejos como pueden en la dirección que necesitan ir sin estar atentos al peligro de oscilación hasta que es demasiado tarde.

Leer más

¡Bezabala les desea una Feliz Navidad y un próspero año 2022!

En este 2021, que está a unas semanas de acabar, todos hemos aprendido mucho, aunque hayamos seguido combatiendo al Covid-19. No obstante, y a pesar de las adversidades, desde Bezabala queremos agradeceros vuestra confianza. 

Un año más seguimos a vuestro lado y es porque, como siempre, habéis sido nuestro pilar indiscutible para poder salir adelante.

Por ello, y para mostraros nuestro agradecimiento, continuamos trabajando con la vista puesta en 2022, un año que esperamos que sea para todos mucho mejor que el presente. 

Por ello, os agradecemos de corazón que sigáis apostando por nuestra empresa y que así, día tras día, podamos seguir creciendo y ofreciéndoles los mejores servicios.

Este año esperamos que, a pesar de las circunstancias, podáis rodearos de vuestros familiares y amigos de una forma u otra para disfrutar de las navidades. Para ello os damos un consejo: precaución ante todo y buenas dosis de alegría, risas y felicidad.

Confiamos en que todos tengáis unas muy felices fiestas y que, en los nuevos 365 días que nos brindará el 2022, podamos llevar a cabo todos aquellos planes pendientes. Estamos seguros de que, cuando podáis hacerlos, será aún con muchas ganas e ilusión.

Desde Bezabala os deseamos una muy ¡Feliz Navidad!

Leer más

Qué permisos son necesarios para manejar grúas (III)

En los anteriores post de nuestro blog os hemos explicado que depende del tipo de maquinaria que vayas a utilizar necesitarás un tipo de permiso u otro. Por ello, hoy desde Bezabala te especificamos los tipos de grúa y los permisos que se necesitan para cada una de ellas.

Permiso para manejar Grúas Torre

Como es lógico, al tratarse de una máquina fija y no un vehículo, no necesitarás ningún permiso de conducir. Lo que sí necesitarás es un permiso específico para grúas torre que solo te darán si acreditas los siguientes requisitos de edad, formación y aptitudes físicas:

  • Tener más de 18 años de edad
  • Un título de Formación Profesional de Operador Grúa Torre o de un certificado de profesionalidad incluido en el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales que cumpla con lo exigido en el Reglamento de Aparatos de elevación y en la Instrucción Técnica Complementaria MIE-AEM-2.
  • Certificado médico compulsado por un centro autorizado.

Normalmente en el centro de Formación Profesional en el que te apuntes para obtener el título se encargarán de todos los trámites necesarios para que te den el carnet de grúa torre o también llamado Carnet de gruista.

Permiso para manejar Puentes Grúa

No hay un carnet específico para el manejo de Puentes Grúas expedido por una autoridad. Aunque la ley obliga a que los empresarios formen e informen a los operadores de todo lo necesario para manejar este tipo de grúa sin peligro, porque según su tamaño y uso requieren de cierta pericia y experiencia.

Como curiosidad te podemos decir que hay muchos tipos de puentes grúa. Aunque todos se rigen por los mismos principios de funcionamiento, se diferencian en algunos aspectos: grúa pórtico, que cuenta con patas de apoyo a ambos lados dándole aspecto de marco de puerta; grúa semipórtico, que está anclada a la pared por un lado y tiene unas patas de apoyo por el otro; grúa ménsula, que está anclada a un muro solo por uno de los extremos y el otro queda suspendido en el aire, y grúa de brazo giratorio, que está montada sobre una columna y puede girar sobre ella.

 

Leer más

Qué permisos son necesarios para manejar grúas (II)

Tal y como adelantamos la semana pasada, si estás interesado en manejar una grúa necesitarás unos permisos que dependen del tipo de maquinaria que vayas a utilizar. Por ello, hoy desde Bezabala te especificamos los tipos de grúa y los permisos que se necesitan para cada una de ellas.

Permisos para Grúas Móviles Autopropulsadas

Para este tipo de grúas tendrás que tener un carnet expedido por la Dirección General de Industria, Energía y Minas de una comunidad autónoma o la administración que sea competente. Existen dos tipos de permiso para estas grúas: el tipo A y el tipo B. No hay que confundirlos con el permiso de moto y coche expedidos por la DGT. Entre ellos se diferencian únicamente en el peso de la carga nominal.

  • Carnet GMA Tipo A: para manejar Grúas Móviles Autopropulsadas de hasta 130 toneladas de carga nominal.
  • Carnet GMA Tipo B: para manejar Grúas Móviles Autopropulsadas de más de 130 toneladas de carga nominal.

Como una Grúa Móvil Autopropulsada es en sí misma un vehículo, cuando circule por la vía pública el conductor tendrá que tener el permiso de conducir Tipo C. Que es el necesario para llevar vehículos para el transporte de mercancías cuya Masa Máxima Autorizada supera los 7.000 kg.

Permiso para un Camión Autocargante

Estos camiones están diseñados para cargarse mediante una pequeña grúa o brazo hidráulico que llevan integrado. En principio, no es necesario tener un permiso especial para conducir o manejar la grúa de un camión autoportante, por lo que bastaría con el permiso tipo C1 o C, según si la Masa Máxima Autorizada del mismo camión está por debajo o por encima de las 7 toneladas.

Lo que sí te podrían pedir, según la empresa o institución para la que vayas a trabajar, es un curso para manejarla de forma segura. Pero ese curso no te otorga un permiso especial de ningún tipo, porque la ley no lo exige. También se puede dar el caso de que por las características del trabajo, la empresa prefiera curarse en salud y tener un operario que cuente con el permiso para conducir Grúas Móviles Autopropulsadas.

Leer más

Qué permisos son necesarios para manejar grúas (I)

Si estás interesado en manejar una grúa, necesitarás unos permisos que dependen del tipo de maquinaria que vayas a utilizar. Van desde las grúas encargadas de remolcar un coche, hasta grandes grúas autopropulsadas capaces de mover decenas de toneladas.

Por ello, hoy desde Bezabala te especificamos los tipos de grúa y los permisos que se necesitan para cada una de ellas.

Lo primero que tienes que saber es que, dependiendo de la función de la grúa, los permisos necesarios son expedidos por la Dirección General de Tráfico, como cualquier coche, o por una Dirección General de Industria, Energía y Minas o la administración competente de cada comunidad autónoma.

Permiso para Grúas de Arrastre o Remolque

Éstas son las conocidas grúas que se utilizan para cuestiones de movilidad urbana. Es decir, para desgracia de muchos, entran en acción cuando un coche está mal aparcado, dificulta el tráfico, el acceso a un lugar o está estacionado en un espacio destinado a otros vehículos.

Su otra función es menos impopular, también es habitual verlas en labores de rescate sacando un vehículo de algún apuro tras una mala maniobra o un accidente.

Independientemente del tipo de grúa que sea, el permiso para manejarlas es el requerido por su propia Masa Máxima Autorizada. Es decir, los mismos tipos de permisos de conducir que se piden para cualquier vehículo normal.

Por ejemplo, permiso de tipo B si su MMA es inferior a 3.500 kg por sí sola, el permiso de tipo C1 si su MMA está entre esa cifra y los 7.000 kg y el de tipo C si supera las 7 toneladas.

¿Necesito el permiso de remolque para usar una grúa de arrastre?

No es necesario ninguno de los permisos para remolque (B+E, C1+E, C+E…) para remolcar un vehículo con este tipo de grúas. Es una confusión habitual, ya que puede parecer que es lo mismo que llevar un remolque. 

Sin embargo, como el vehículo que se remolca no cumple con la descripción para este tipo de permisos: “vehículo no propulsado diseñado y concebido para ser remolcado”, no es necesario más permiso que el exigido para conducir la grúa por sí sola.

Leer más

Tipos de sistemas de amarre

Los sistemas de amarre se componen de herramientas de elevación como las eslingas, las cinchas, cintas y arneses. Estos componen el elemento entre el enganche al punto fijo o de tracción y la carga que puede ser un objeto o persona. Consisten en cinta, eslingas o cinchas con una anchura o una longitud específica dependiendo de la resistencia que vaya a requerir para soportar el peso, esto depende de los modelos y fabricantes.

¿Quieres saber más sobre los tipos de sistema de amarre que existen? Pues hoy en Bezabala te lo contamos todo.

Características a saber antes de elegir sistemas de amarre de cargas

Antes de elegir sistemas de amarre de cargas es necesario tener en cuenta ciertos aspectos como por ejemplo:

  • El tipo de tarea a realizar: el tipo de tarea permitirá elegir eslingas, cinta, cincha o arneses con características de mayor o menor seguridad. Así si es para levantar maquinaria, debe cumplir con ciertos requisitos de carga, si es para protección de personal debe cumplir con normas específicas de seguridad.
  • La carga a levantar o soportar: existen sistemas de amarre de cargas específicos para levantar cargas muy pesadas y otros sistemas fabricados para soportar cargas moderadas. Aquí se toma en cuenta el espesor de la cinta o eslinga y el valor máximo de carga recomendado por el fabricante (cargas de 1000 Kg o 2000 Kg por ejemplo).
  • El material del sistema de amarre: generalmente esto viene asociado con el tipo de tarea a realizar. Debido a que las propiedades del material de la eslinga, cincha o cinta permite orientar al tipo de uso en particular que se pretende realizar. Los distintos tipos de materiales de fabricación de los sistemas de amarre permiten determinar la elasticidad de la cinta, el número máximo de ciclos al que puede ser sometido el sistema y al tipo de tarea a realizar.
  • Los extremos o sistemas a los que se va a fijar: existen poleas, ganchos, guardacabos, hebillas y demás puntos de fijación a los que pueden atarse los distintos sistemas de amarre. Es por eso que se deben tener en cuenta a la hora de elegir la eslinga, cincha o cinta adecuada para estos puntos de fijación o agarre.

Con estas características es posible elegir el sistema anticaída o de amarre de cargas para la tarea adecuada. 

Si aún se tienen dudas, siempre es adecuado consultar con expertos en la materia como los de Bezabala. ¡No dude en llamarnos!

Leer más

Tres causas principales de los accidentes en el izaje de carga (III)

Tal y como hemos visto las últimas semanas todo operador debe considerar algunos conceptos y pautas para realizar su labor cotidiana respetando las medidas de seguridad y evitar los accidentes en el izaje.

¿Quieres saber más? Pues hoy desde Bezabala contamos cuáles son las causas principales que pueden provocar accidentes.

Fallo mecánico

En particular su ocurrencia puede deberse a los siguientes factores:

Falta de cumplimiento con el programa de mantenimiento preventivo y predictivo

Si bien este no es un tema generalizado, se ha podido observar un vacío importante de políticas sobre mantenimiento. Actualmente viene ejecutándose solamente el mantenimiento correctivo.

Ausencia de datos y conocimiento para el mantenimiento 

Se ha comprobado la falta de historiales de reparación, y muy especialmente la ausencia de manuales del fabricante que son los que proporcionan la información para su correcto mantenimiento.

Utilización de talleres no calificados

La reparación de un equipo de izaje debe dar como resultado que se sigan manteniendo las condiciones de seguridad con que el equipo fue diseñado. La utilización de talleres de reparación no calificados pone en riesgo esta situación.

Utilización de equipos de mucha antigüedad

La utilización de equipos antiguos aumenta los riesgos de cualquier operación. Esto se debe, básicamente, por la posibilidad de la ocurrencia de fallos mecánicos.

Fallo de la operación debido al medio ambiente

Las experiencias hacen que los operadores deban tener la capacitación y las instrucciones necesarias para evaluar los riesgos cuando el medio ambiente no es el propicio.

Leer más

Tres causas principales de los accidentes en el izaje de carga (II)

Tal y como vimos la semana pasada, el trabajo con grúas tiene como función principal el izaje de carga y descarga de material. Para ello, todo operador debe considerar algunos conceptos y pautas para realizar su labor cotidiana respetando las medidas de seguridad estándar.

¿Quieres saber más? Pues hoy desde Bezabala contamos cuáles son las causas principales que pueden provocar accidentes.

Principales causas que provocan accidentes

Fallo humana

Si analizamos particularmente esta causa podemos dividirla en tres aspectos:

  1. Calificación deficiente del personal

En general, la formación de los operadores de equipos de izaje se realiza a través de la transmisión de conocimientos de los operadores más antiguos, y no por ello más expertos. Esto es el primer riesgo que se debe minimizar a través de sumar a la capacitación práctica, los conocimientos técnicos necesarios. 

De esta manera, se podrá evaluar, desde el punto de vista de la seguridad, las situaciones de riesgo que se le presentan al operador.

  1. Formación incompleta

La capacitación brindada a los operadores solo cumple con los requisitos de la operación intrínseca del equipo. La tendencia actual muestra que es imprescindible que el operador tenga conocimientos de diagnóstico de fallos, mantenimiento, y seguridad e higiene, de manera de desarrollar actividades preventivas, que le permita decidir en situaciones críticas.

  1. Falta de conocimientos particulares sobre las operaciones de izaje

En la operación de izaje intervienen otros actores además del equipo en sí. Es necesario, entonces, tener un universo mayor de conocimientos sobre otras actividades relacionadas que se desarrollan en el contexto. 

Por ejemplo, la inspección de eslingas y su utilización, operaciones cercanas a líneas de tensión (en la actualidad fallecen quince personas por electrocución por año por descarga a través de las grúas), señales y, especialmente, la programación de cargas críticas. Se debe tener en cuenta que un fallo o rotura de una eslinga, que produce como resultado final el vuelco de una grúa, está catalogado como fallo humano. Esto debido a que el operador debe conocer el estado de los accesorios de izaje.

Leer más