Cómo eran las antiguas grúas

¿Quieres saber más sobre la historia de las grúas? Pues hoy en Bezabala te contamos más sobre cómo ha sido la evolución de este invento:

Evolución del invento

En el siglo I, la grúa más simple era la pértiga, uno de cuyos extremos se fijaba al suelo. El aparejo de la polea o polipasto por el que pasaba la maroma se fijaba a la parte más alta y era accionada mediante un torno cuando se trataba de pesos medianos.

Para los pesos mayores el torno era remplazado por una rueda de pedales: el peso de dos o más hombres hacía girar el dispositivo, ayudados si era preciso por otros que tiraban de una cuerda desde fuera.

Entre las ilustraciones de un manuscrito miniado del año 1250, donde figura la construcción de la Torre de Babel, aparece una grúa de rueda. Además, también aparecía la cabria simple con la que los peones suben material de obra.

En los castillos, con fines militares, la grúa llamada corvus por su pico, era utilizada para subir o bajar mediante contrapesos fardos, bultos, o incluso personas, prendidos de un garfio.

Con este artilugio también se “pescaba” a los enemigos que tenían la osadía de acercarse a la base de la muralla: en el año 1139 el príncipe Enrique de Escocia fue capturado de esta pintoresca manera.

También quienes sitiaban las ciudades contaban con estas máquinas aparatosas con las que asaltaban torres y murallas de mediana altura.

Los ingenieros medievales reemplazaron elementos del mecanismo antiguo, como la disposición de la cabria, por un poste vertical de madera sobre un soporte que actuaba de armazón. 

No solo se emplearon en el mundo de la construcción levantando fardos, bultos o incluso personas, sino que las grúas tuvieron uso portuario en la Antigüedad, dando a los puertos su silueta característica desde finales del siglo XIV.

La fuerza humana era el motor que movía todo aquel andamiaje, aunque multiplicada por el torno o la rueda como hemos visto.

Muchas de estas resistentes grúas eran abandonadas en los edificios construidos por si acaso fuera necesario emplearlas en trabajos de restauración, como la grúa instalada en la catedral de la ciudad alemana de Colonia a finales del XV, que estuvo operativa hasta el siglo XIX.

Leer más

Origen e inventor de la grúa

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el origen de la grúa o quién la inventó? Pues hoy en Bezabala te damos algunas claves para que conozcas la historia de este invento.

El físico y matemático griego del siglo III a.C., Arquímedes de Siracusa, inventó una especie de grúa de tres poleas. Unos inventos relacionados con ella, la palanca y la manivela, es nombrada en la obra Mechanica de Aristóteles.

No falta quien atribuye la invención de la polea y el aparejo a Arquitas de Tarento. Un matemático, filósofo, militar y creador de máquinas autómatas a finales del siglo V a.C.

Pero el invento de la grúa como tal se halla sumido en el misterio, no hay noticia fiable al respecto hasta el siglo I.

Es probable que la emplearan los antiguos egipcios, y que elevaran con ella los enormes sillares de piedra de sus templos, obeliscos, esfinges y pirámides ayudándose así, junto a las rampas de tierra y rodillos, para mover los bloques pétreos.

Tornos de mano, grúas y poleas fueron conocidos por los romanos, de quienes sin duda los heredaron los constructores de catedrales y castillos medievales. El arquitecto romano Vitrubio, escribe que en su tiempo se subía la carga verticalmente. Con la limitación de que no se podía girar a los lados, en cuyo caso se perdía el equilibrio y todo se venía abajo.

Además, la altura a la que era posible elevar la carga estaba condicionada por la longitud de las vigas verticales utilizadas en su armazón; eran grúas fijas.

Una talla romana del siglo I representa una grúa en acción en el frontal de una tumba. El ingeniero griego Hieron de Alejandría, también del siglo I, describe grúas dotadas de hasta cuatro vigas y un mecanismo de pinzas de cangrejo que se aplicaba a la cuerda. Con ellas se subían bloques de piedra, practicándose en éstas una hendidura para que encajaran en ellos los dientes de las pinzas.

Leer más
eslingas de poliester

Origen del poliéster

En Bezabala utilizamos diferentes tipos de material para crear nuestros artículos, uno de ellos el poliéster. Pero, ¿conoces la historia de este material? Pues hoy te lo contamos todo.

En la década de los años treinta, se produjo en Inglaterra la primera fibra de poliéster, filamento contínuo, obtenido a partir de ácidos dicarboxílicos llamado Terylene. Asimismo, en Francia esta fibra se llamó Tergal y en España Terlenka.

Tras la segunda guerra mundial, la firma alemana Hoechst, empezó a producir un poliéster con el nombre de Trevira. Los químicos británicos John Rex Whinfield y James Tennant Dickson, empleados de la Calico Printer`s Association de Manchester, patentaron el «polietilen tereftalato» en 1941 al continuar las primeras investigaciones de Wallace Carothers. El PET tiene sus orígenes en los escritos de 1929 de Wallace Carothers. Sin embargo, DuPont eligió concentrarse en la investigación del Nylon, que era más prometedora.

En la década de 1920, DuPont estaba en competencia directa con la recién formada industria química imperial  de Gran Bretaña. De esta forma, en 1946 Du Pont adquirió el derecho exclusivo de fabricar poliésteres   en Estados Unidos.

Por su parte, en 1960 cuatro compañías elaboraban poliéster y en 1977 había 23 productores en ese momento era fibra sintética de mayor uso. Algunas veces se hace referencia al poliéster como al “caballito de batalla” en la industria de las fibras.

Se ha dicho que la forma de filamento es la más versátil   entre todas las fibras y las fibras cortadas son los “caballitos de batalla”, ya que se pueden mezclar con muchas otras fibras.

Leer más
Eslingas-planas-de-poliester-SBZ-Sin-fin-1

¿Cuándo utilizar eslingas de seguridad sin fin?

En Bezabala contamos con una amplia variedad de productos que son perfectos para múltiples industrias, sectores y aplicaciones. De esta forma, nos aseguramos de contar con el equipo necesario para los diferentes usos en izaje. 

Una herramienta popular para estos propósitos son las eslingas sin fin. ¿Deseas saber cómo puede ser útil para tus necesidades? A continuación, te lo explicamos con detalle.

¿Qué son las eslingas sin fin?

Una eslinga de seguridad sin fin es, como ya lo has imaginado, una eslinga que no tiene un punto final. Se trata de una única y constante eslinga circular.

La ventaja de utilizar este tipo de herramienta es que se puede rotar de manera continua los puntos de enganche y de carga. Esto significa que el mismo lugar no soportará el estrés y la presión constantes. En su lugar, el peso será compartido alrededor de la eslinga. 

¿Cuándo utilizar eslingas sin fin?

Existe una serie de factores a tomar en cuenta al pensar cuál será el mejor tipo de eslinga para una aplicación particular. A continuación, mencionamos alguno de los beneficios que puede ofrecer una eslinga sin fin.

  • Dada su naturaleza infinita y el hecho de que puedes esparcir el estrés del izaje alrededor de toda la eslinga, puede ser una buena herramienta si planeas realizar múltiples izajes.
  • La mayoría de eslingas de seguridad sin fin son de poliéster. Esto ofrece un buen nivel de resistencia al moho, a los hongos y al deterioro. Así, son magníficas para aplicaciones al aire libre o en ambientes donde puede haber humedad, como en el sector náutico o en astilleros.
  • Otro beneficio que los vuelve magníficos para utilizar al aire libre es que poseen un alto nivel de resistencia a los rayos UV. De esta forma, se pueden utilizar no solo en condiciones húmedas, sino también bajo el intenso sol.
  • Aunque depende de qué tipo de producto hayas comprado, las eslingas sin fin por lo general ofrecen una solución más rentable en comparación con otras herramientas similares de izaje. Entonces, si buscas un equipo que no se salga de tu presupuesto, éste es el que necesitas.
  • Las eslingas sin fin se utilizan con frecuencia en maniobras o izaje en choker, basket y vertical.
  • Es importante mencionar que no soportan mucho la carga de choque, por lo que no sería adecuada en situaciones donde este sea el caso.
Leer más
Eslingas-SRS-Steel

Eslingas para trabajos demasiado pesados (II)

Tal y como os comentábamos la semana pasada, la eslinga de carga todavía es el equipo que continúa usándose para dos principales acciones: levantamiento y fijación. Permite subir y levantar cargas con auxilio de un polipasto o grúa para manipularlas. Igualmente, se puede utilizar para fijar cargas de mercancía.

¿Quieres saber más? Pues hoy en Bezabala te lo contamos todo.

Cómo elegir de eslingas

Es de gran importancia que se seleccione la eslinga de carga según el peso de materiales máxima que se eleva o fija. De lo contrario se pondrá en peligro la carga y a los empleados.

Tienes la opción de utilizar las eslingas diversas veces, pero se debe imponer unas cuantas normas de prevención a la hora de utilizarlas de nuevo. De esta manera, debes revisar en toda su extensión para corroborar que no se encuentre en mal estado o rota.

Es adecuado que no se ocupe con accesorios de filo en el momento en que se emplea para levantar. Si es para fijación debe resultar en objeto de las mismas proporciones que la eslinga.

Puesto que es posible usarla para levantar y transportar cargas de todo volumen, son bastante habituales en lugares de tipo industrial y almacenes. Las eslingas de carga hacen más fácil el puesto de mantenimiento de las cargas.

Leer más
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Eslingas para trabajos demasiado pesados (I)

La eslinga de carga todavía es el equipo que continúa usándose para dos principales acciones: levantamiento y fijación. Permite subir y levantar cargas con auxilio de un polipasto o grúa para manipularlas. Igualmente, se puede utilizar para fijar cargas de mercancía.

¿Quieres saber más? Pues hoy en Bezabala te lo contamos todo.

Adicionalmente de estas dos utilidades ha sido empleada en el montañismo y ascenso buscando obtener originar puntos de anclaje en el tiempo en el que se asciende. 

Se fabrican de tejidos químicos en materiales textiles y cables de acero muy resistentes y con una excelente tensión que ha de trabajarse siempre con suma precaución, siguiendo los manuales de operación y disposiciones para usarlas apropiadamente.

Empleo de las eslingas

Tienes la opción de hacer uso de esta pieza de trabajo para sostener e izar a pesar de todo hay que guardar en consideración cual es clase de obra se va a producir con este tipo de pieza de trabajo, únicamente de esta manera se podrá distinguir cual es la más pertinente para usar en las mencionadas operaciones.

Tras tener una idea de para cuál función se empleará, debemos tener en cuenta el volumen, forma y masa de la carga. Si es para subir es preciso determinar la carga de trabajo límite requerida.

Debido a que es de cuidado la utilización de este tipo de herramientas para la industria, ya que su erróneo empleo puede causar un accidente, deben seguirse los procesos de uso y operación con el objetivo de utilizarlas con precaución.

Leer más
CADENA-G80

Conoce los tres diferentes grados de cadena

Las cadenas son una de las formas más versátiles y confiables de elevar, tensar y atar materiales en una variedad de aplicaciones. Por eso, una pregunta común es la siguiente: ¿Cuál son las diferencias entre las cadenas de grado 70, grado 80 y grado 100?

Pues hoy en Bezabala resolvemos todas tus dudas: 

  1. Grado 70

Esta es una cadena de acero al carbono “tratada al calor” que no contiene aleaciones añadidas al acero. Esta cadena se estirará antes de romperse, y no tiene las propiedades necesarias para izaje. 

En consecuencia, la cadena grado 70 no está diseñada para el levantamiento de carga. En su lugar, ha sido diseñada como una cadena para amarrar o atar para transporte. Asimismo, esta cadena suele tener un acabado en cromato de oro para ayudar a resistir la corrosión por la exposición continua a los elementos y el rigor del uso en carreteras.

  1. Grado 80

Esta es una cadena de acero tratada al calor con una alta resistencia de relación entre el peso y el ratio. Su resistencia la vuelve una opción segura para maniobras en elevación y eslingas de izaje. Además, es excelente para uso como cadena de recuperación, seguridad y remolque. 

De igual manera, la cadena grado 80 se está volviendo común en la industria de transporte en plataforma de camiones para asegurar la carga de maquinaria pesada.

  1. Grado 100

La cadena grado 100 es un producto relativamente nuevo y se está volviendo cada vez más popular como reemplazo de la cadena grado 80. Considerada como calidad premium por los fabricantes, proporciona alrededor de 25 % más límite de carga que la cadena grado 80, además de estar aprobada para maniobras en elevación. 

Debido a la resistencia añadida de este grado sobre el grado 80, se está empleando mucho más en cargas para plataformas de camiones, ya que se puede utilizar cadenas más cortas sin sacrificar la capacidad de límite de carga.

Leer más

¿Qué es la ductilidad?

La ductilidad es una de las propiedades mecánicas de la materia, común en las aleaciones metálicas o materiales asfálticos, que consiste en la capacidad de deformarse plásticamente sin romperse, cuando se hallan bajo acción de una fuerza sostenida de alargamiento, formando así hilos o alambres del mismo material. Es decir, cuando se estiran desde dos extremos opuestos, forman hilos del material en vez de romperse.

A los materiales que presentan esta propiedad se les conoce como dúctiles, y comúnmente se califican como contrarios de los frágiles, pues a diferencia de estos últimos su rotura ocurre sólo después de soportar grandes deformaciones. La etapa en que el material dúctil se estira y alarga antes de romperse se denomina fase de fluencia; una vez superado este punto, las deformaciones son irreversibles y permanentes.

Los materiales dúctiles son muy empleados en la industria de los materiales, ya que de ellos pueden obtenerse hilos, alambres y otras presentaciones. Además, se trata de materiales resilientes, elásticos, cuyas partículas poseen facilidad para deslizarse unas por encima de otras.

Algunos ejemplos de materiales dúctiles son:

  • El bronce
  • El latón
  • El acero
  • El oro
  • El hierro
  • La plata
  • El cobre
  • El platino
  • El plomo
  • El aluminio

Ductilidad y maleabilidad

Así como existe la ductilidad en la mayoría de los metales, también es común en este tipo de materiales la maleabilidad. Esta otra propiedad mecánica consiste en la capacidad para ser laminados sin romperse, es decir, para ser moldeados en láminas delgadas, a través de procedimientos de compresión.

Semejante procedimiento es de suma importancia en la industria siderúrgica, dado que en láminas es mucho más fácil transportar y almacenar determinados materiales.

Los materiales maleables, a diferencia de los dúctiles, no forman hilos al estirarse, aunque un mismo material puede ser dúctil y maleable a la vez. Son casos de materiales maleables: el oro, el aluminio, la plata, el cobre, el platino y el hierro.

Leer más
polipastos manuales

¿Qué es un polipasto, cómo funciona y qué tipos hay? (II)

Tal y como os contábamos la semana pasada, uno de los productos con los que trabajamos en Bezabala son los polipastos manuales. Pero, ¿dónde suelen usarse los polipastos? 

Hoy en Bezabala te lo contamos todo:

Por la función de elevación y movimiento de cargas pesadas, los polipastos suelen utilizarse en:

  • Talleres mecánicos: en los talleres mecánicos se utilizan los polipastos para levantar partes pesadas de los vehículos, por ejemplo el motor.
  • Industria metalúrgica: los grandes contenedores en los que se lleva a cabo la fundición del metal se transportan de un lado al otro por medio de polipastos.
  • Almacenes: cuando se empacan productos o mercancías en grandes cantidades o concentraciones muy pesadas se utilizan los polipastos. También al momento de clasificar e inventariar.
  • Aeropuertos: los polipastos se utilizan en los aeropuertos para mover el equipaje y para transportarlo del almacén al avión y viceversa.
  • Puertos marítimos de embarque y desembarque: aquí su función se combina con la de las grúas. Los polipastos transportan cargas entre barcos o de una parte del barco a la otra.

Tipos de polipasto

Se pueden clasificar según estos parámetros:

Según su número de gargantas:

  • Cuando una de las poleas solo tiene una garganta se denomina aparejo sencillo.
  • El resto se llaman aparejos dobles.

Según el número de vueltas que da la cuerda:

  • De cuatro vueltas.
  • De seis vueltas.

Según la forma en la que multiplican la fuerza:

  • Factorial: a mayor cantidad de poleas móviles, mayor será la fuerza que se aplica.
  • Potencial: multiplican la fuerza por 2 elevado al número de poleas.
  • Diferencial: la fuerza depende de la diferencia entre la longitud del radio de ambas poleas.

Según el material de los ramales:

  • De cuerda.
  • De cable.
  • De cadena.

Según lo que aplique a la potencia de la máquina:

  • Manuales.
  • De palanca.
  • Eléctricos.
Leer más
Polipasto-de-palanca-BZDP

¿Qué es un polipasto, cómo funciona y qué tipos hay? (I)

Uno de los productos con los que trabajamos en Bezabala son los polipastos manuales. Pero, ¿qué es un polipasto y para qué sirve?

Hoy en Bezabala te lo contamos todo:

¿Qué es un polipasto?

Los polipastos o aparejos son una máquina compuesta por dos o más poleas y una cuerda, cable o cadena que alternativamente va pasando por las diversas gargantas de cada una de aquellas. Permiten levantar una carga ejerciendo una fuerza menor al peso que hay que desplazar.

¿Cómo funcionan los polipastos?

El uso de las poleas minimiza el esfuerzo requerido para mover la carga. Pueden tener diferentes tamaños o potencias de elevación. Los pequeños se manipulan manualmente y los más grandes tienen incorporados un motor eléctrico para hacerlos funcionar. 

Según la carga que se vaya a cargar o descargar existen muchos tipos de polipastos. Unos son eléctricos, otros utilizan la fuerza manual o palancas para ejercer su potencia con ayuda de cadenas, cables, ramales, ganchos, pinzas, imanes y otros accesorios con características similares.

¿Para qué sirve el polipasto?

Los polipastos o aparejos son utilizados en industrias, talleres o en áreas de construcción para cargar y descargar materiales de gran peso que deban colocarse en camiones de transporte, barcos o en espacios fijos.

El polipasto permite realizar esta tarea sin dificultad, de forma rápida y eficaz.

Su capacidad para levantar cargas puede variar en función del número de ramales que se utilice. Por esta razón, es pertinente verificar el peso de las cargas que serán levantadas y determinar el equipo de levantamiento más apropiado para levantar y desplazar la carga.

En algunos casos de rescate, se utilizan los polipastos para levantar a los heridos que han caído en grietas o espacios profundos.

Leer más